La marihuana tiene beneficios para la salud ¿en qué consisten?

Se ha gestionado el uso de la marihuana para beneficiar la salud, a pesar de las incontables pruebas médicas que han demostrado que el consumo de la marihuana de forma medicinal puede acabar con numerosas problemáticas de salud, incluyendo lo que es la migraña y el estrés severo.

Existen numerosos beneficios para la salud de la marihuana, en los cuales es  importante recordar que la marihuana sigue siendo una planta natural que ha sido utilizada para diversos casos con el pasar de los años, incluyendo para prevenir el crecimiento progresivo de tumores en el cuerpo.

Aunque esta sea una planta medicinal, su composición química requiere cuidado, ya que el exceso de su consumo puede alterar de forma permanente algunos factores importantes de nuestro cerebro. Esta es una de las principales razones para cuestionar el uso de la marihuana para la salud.

A pesar de esto, se han estudiado distintas alternativas de consumo de la marihuana para que no sean dañinas sino netamente medicinales, como lo es el consumo bucal por medio de pasteles o galletas, así como la ingesta de la marihuana por medio del té o infusiones elaboradas previamente.

No es necesario consumir altas dosis de marihuana, hay que recordar que esta es una sustancia que puede ser adictiva, por tal motivo, es necesario consultar a su médico (que apruebe este tipo de medicina) a fin de recetar las dosis adecuadas diarias necesarias.

Entre los principales beneficios para la salud de la marihuana está el combatir la jaqueca y las constantes migrañas, a su vez, esta ayuda a prevenir los síntomas del Alzheimer, esta última se les receta a las personas propensas a contraer esta enfermedad tomando en cuenta el historial médico de sus familiares.

Por otra parte, el consumo de marihuana ayuda a prevenir las constantes convulsiones, así como el tratar esos déficits o desórdenes de atención, a su vez, está demostrado que esto ayuda a disminuir los síntomas de algunas enfermedades crónicas.

Por esta y muchas razones, cada vez son más los países que aprueban la implementación de la marihuana en tratamientos médicos, así como los médicos que se encuentran en constantes estudios de la marihuana que se dice que esta puede generar muchos más aportes a lo que es la salud de la humanidad.

Se estima que dentro de poco tiempo el ingerir la marihuana para fines medicinales ocasione su pronta legalidad en los países que aún no la aprueban.

La OMS confirma: la adicción a los videojuegos es una enfermedad mental

La Organización Mundial de la Salud (OMS), es un organismo de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), que se encarga de gestionar políticas de prevención en intervención en temas de salud en todo el mundo. Este en sus últimas declaraciones ha dicho que los videojuegos son considerados una condición de salud mental.

Esto quiere decir que en su próxima clasificación internacional de enfermedades, por primera vez será incluido el trastorno producido por videojuegos, como una enfermedad mental. Cabe destacar que esta clasificación no se actualizaba desde hace casi treinta (30) años.

¿Cómo afectan los videojuegos la salud mental de los pequeños del hogar?

Según muchos estudios realizados en los últimos años, los videojuegos afectan de manera negativa la salud mental de los seres humanos. Sin embargo afecta mayormente a los niños y adolescentes, ya que como consecuencia de su estructura repetitiva y por las recompensas de estos, generan dependencia y adicción.

Esto provoca que un niño quiera estar al pendiente de los videojuegos durante casi todo el día. Muchas veces los niños toman actitudes fuera de lugar, por ejemplo agresivas, producto de videojuegos de peleas, que generan una gran influencia negativa en los más pequeños.

Los niños al querer estar pendiente los videojuegos pierden su tiempo y muchas veces dejan de lado las responsabilidades personales, como las tareas escolares, lo cual genera un bajo rendimiento escolar, simple y sencillamente por querer estar jugando todo el día.

Por otra parte pierden el interés en actividades como el deporte o la lectura, lo cual puede generar una alta tendencia a sufrir de obesidad, debido a la poca actividad física que el niño realiza.

La adicción que le producen los juegos es tal, que muchas veces influencia a los pequeños en su manera de vestir, hablar, caminar, etc. Pero sin duda alguna el peor daño, es que el niño pierde contacto con la realidad social, de igual manera general un aislamiento hacia la familia y amistades.

Entre otros problemas de salud que pueden derivar del excesivo uso de videojuegos están los ojos irritados por falta de lubricación al no parpadear normalmente, ya que prefiere estar viendo fijamente al televisor.

Los dolores de cabeza también son frecuentes, mayormente en los niños que requieren de anteojos y que aún no han sido diagnosticados. La mala postura de la columna con el pasar del tiempo se poniendo cada vez peor.

Cabe destacar que no todos los videojuegos son malos, existen algunos que sirven para desarrollar sus capacidades de comprensión, sin embargo se debe controlar el tiempo. Se deben colocar una serie de reglas a los niños, para así evitar inconvenientes en un futuro.

A continuación se realizarán una serie de sugerencias para los padres a la hora de que los niños quieras incursionar en el mundo de los videojuegos:

  • Aclarar las prioridades que debe tener el pequeño en el hogar: esto abarca las responsabilidades en la escuela y en el hogar.
  • Establecer un tiempo para que el niño juegue: lo recomendable para que un niño juegue sería entre una a dos horas (1-2), no más de allí.
  • Conocer la personalidad del niño: conocer al pequeño es sumamente importante, ya que existen videojuegos que por alto contenido violento, influencia negativamente para con el pequeño.
  • Tipo de juego que va a utilizar el niño: lo mejor es tratar de inculcar juegos que permitan desarrollar sus habilidades.

En conclusión, si los niños que utilizan videojuegos son constantemente monitoreados por un adulto, no representan mayor peligro, sin embargo, siempre se puede contar con el apoyo y la opinión de un profesional de la psicología y la pediatría.